Ángeles en Tokio (1ª parte)

Share Button

Información y venta

AUTOR: Naru Ishida

GÉNERO: Romance, Homoerótica, Fantástico, Terror, Drama.
“Ángeles en Tokio” es una serie compuesta en principio por 4 libros:

– 1ª parte: “Ángeles en Tokio”

2ª parte: “Ángeles en Tokio: El origen del mal”

3ª parte: “Ángeles en Tokio: El destino final de Dayu Matsumura”

– 4ª parte: “Ángeles en Tokio: El legado de Alastor” (este último está en desarrollo, pero desde aquí puedes acceder a su ficha técnica).

1ª PARTE:

Portada_AeT

Está publicada por la Editorial Círculo Rojo y solo puede ser adquirida a la venta en librerías on-line, ya sea consiguiendo una edición impresa, bajo demanda o en formato e-book.

Visita nuestra tienda para adquirirlo en cualquiera de sus formatos, en el siguiente enlace: TIENDA AET

 

También existe la versión de esta parte en formato COMIC/MANGA realizado con los Sims 2. Se puede leer de forma gratuita, descargándolo AQUÍ

 

Page_14

 

Y la versión en AUDIO, narrado por el autor, es decir por una servidora: DESCARGAR AQUI

 

SINOPSIS: Una ola de extrañas muertes asola la ciudad de Tokio. Detrás de las mismas se encuentra Dayu Matsumura, un chico con un gran poder y un oscuro secreto, pues nadie puede determinar las causas de las muertes. Su próximo objetivo es un muchacho llamado Seiya Ryusaki del cual no sabe absolutamente nada. Pero al encontrarse con él, una fuerza misteriosa que emana del muchacho trunca sus planes, viéndose obligado a permanecer junto a él y formar parte de su vida. Es el comienzo de una historia llena de sensualidad, amor y una lucha entre las fuerzas del bien y del mal.

BOOK-TRAILER:

 

A continuación se puede leer el primer capítulo de la obra.

 

Capítulo 1

Llovía intensamente sobre la ciudad de Tokio. Las gotas de agua caían con tanta fuerza que parecían cuchillos que se clavaban a gran velocidad sobre el duro y frío asfalto. Pero en aquella noche de luna llena, la lluvia parecía no afectar a una figura imponente que se encontraba en un callejón, justo delante de otras tres personas. Parecía un enfrentamiento.

Se trataba de un chico muy alto, con un cuerpo atlético, llevaba una camiseta negra ajustada sin mangas, una falda larga negra con correas y unas grandes botas, todo de un estilo gótico. El agua caía con fuerza sobre su pelo rojo fuego, largo hasta su cintura. Tenía los ojos de un verde muy claro, casi transparentes, los cuales llevaba excesivamente maquillados y provocaba que el agua de la lluvia arrastrase la pintura negra por sus pálidas mejillas. Miraba sin pestañear a los tres hombres que tenía enfrente, estos iban armados con katanas y parecían muy amenazantes.

Justo cuando los tres hombres se abalanzaron para atacarle, el chico cerró los ojos, inspiró profundamente y exhaló, no movió ni un músculo de su cuerpo. Al abrir de nuevo sus ojos, dos de aquellos tres desgraciados estaban en el suelo, habían muerto sin más. El tercero se asustó mucho al ver a sus compañeros y miró de nuevo la figura que tenía enfrente, sin comprender qué había pasado. Pero antes de poder reaccionar, una sombra se acercó a él y fue acorralado contra la pared.

– Estoy buscando a este chico, si no me dices donde puedo encontrarle, te mataré. -le amenazó mientras le mostraba una fotografía.

Su voz era clara y firme, imponía y causaba bastante miedo. El hombre de la katana temblaba y no sabía qué responder.

– Yo… no se quién es… por favor no me mates.

El gótico clavó su mirada en los ojos asustadizos del hombre, mayor que él. Éste se encontraba terriblemente asustado, si seguía mirándole así, se volvería loco.

– ¿Quién diablos eres tú?

– Por favor, llámame Matsumura, aunque para ti ya es demasiado tarde -dijo justo antes de que el hombre cayese al suelo, muerto.

La lluvia seguía cayendo con la misma intensidad sobre la ciudad de Tokio, sobre el oscuro callejón, sobre aquellos tres hombres que yacían muertos y sobre aquel ser que se hacía llamar Matsumura, en aquella noche de luna llena. De nuevo miró aquella fotografía que ya se sabía de memoria, en ella tan sólo se veía la cara de medio lado de un chico más joven que él, con la expresión vacía y a su vez, triste. No obstante irradiaba una extraña belleza.

“Seiya… aún no me conoces. Tu alma es demasiado pura, es algo irreal. Debo encontrarte, estoy harto de estos aperitivos” -dirigió su mirada a los hombres que acababa de asesinar- “Tú eres mi verdadero objetivo, Ryusaki Seiya”.

Sus pensamientos se desvanecieron cuando llegó “la condena”. Sabía que algo así iba a pasarle, y aún no se acostumbraba, cada vez era diferente. Se llevó la mano a su ojo derecho, algo se movía en su interior, por lo que, tambaleándose, se acercó a un coche que parecía abandonado y se miró en el espejo retrovisor. Algo salió del lagrimal, una especie de insecto, que estaba vivo y libre de su prisión. Al apretar un poco justo al lado, otro insecto salió libre, era algo repugnante. Matsumura respiró entrecortadamente. Presionó un poco más hasta que los sintió también recorrer su garganta. Al tragar noto una acidez desagradable al haber asesinado a aquellos insectos que pugnaban por salir de su cuerpo. Finalmente notó una presión sobre su oído, igualmente en el lado derecho, era el nido. Un montón de insectos que vagaban por aquella zona y que buscaban desesperadamente una salida, ya fuese el ojo, garganta o el oído de Matsumura. Asqueado dejó de mirarse y tosió, cerrando sus ojos con fuerza. La lluvia se había detenido.

Esta condena había sido una de las peores, y no sería la última.

Al no disponer de un apartamento propio, Matsumura fue a la tienda donde trabajaba. Era el único empleado y allí disponía de lo imprescindible para vivir, pero sin lujos. Aquella noche bien le hubiese gustado darse una ducha. La pequeña tienda estaba en un callejón de Akihabara y se dedicaba a la venta de cómics manga. También se hacían tatuajes; el propio Matsumura estaba tatuado, se dibujó a sí mismo unas llamas negras que envolvían su torso y sus brazos. Así era como se sentía, quemándose continuamente en su particular infierno.

– “Solo soy un caparazón, un contenedor de almas… vacío. Y tú eres mi salida, la eternidad para siempre, la salvación a mi condena”

Una vez más, Matsumura contempló la fotografía del chico que buscaba desesperadamente todos los días desde hacía ya varios años. Algo en la imagen del muchacho le inquietaba, nunca podía observarla durante largo rato, sentía que estaba viendo algo prohibido e inalcanzable.

– “La eternidad…” -pensó justo antes de caer dormido en un mar de pesadillas.

 

 

Esta novela está protegida por derechos de autor, por lo que no está permitida su libre distribución o intento de plagio.

5 Respuestas a Ángeles en Tokio (1ª parte)

  1. LadyGaaDaSei dijo:

    kyaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!
    que bueen orden naru, que buena calidad, en serio, esto es un gran trabajo,.
    Naru… de Verdad……… este es un gran trabajo que bien lo ordenaste, siempre hablando muy bien de ti misma XDDD
    sigue así XDDDD

  2. Wow, tu trabajo se ve muy profesional y ordenado, me ha dado mucha curiosidad por leer el libro completo con este primer capítulo. Pasaré a ver que tal con el envío.

    Y como hiciste el booktrailer???!!!

    Lo dicho, todo está muy bien hecho!!! ^^

    Saludos!!!

    Te invito a mi blog!!

    morsinamore.blogspot.mx

  3. naru dijo:

    Muchas gracias! Y Nina, el booktrailer lo hago con los Sims2, bueno el booktrailer las imágenes y todo, me gusta que sea algo muy visual 😉
    He entrado a tu blog y veo que tenemos los mismos intereses por lo oscuro, jejeje, te animo a que adquieras el libro, seguro que no te arrepentirás. Un besazo!

  4. vanesa dijo:

    genial me encanta

  5. Maryssa dijo:

    Me encanta, gracias!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*