Fanfic: ¿Ai Oboete Imasuka? By Hyuga Ahnny – Capitulo 12

Share Button

¿Ai Oboete Imasuka?
By Hyuga Ahnny

Disclaimer: Ninguno de los personajes del anime Naruto me pertenecen (aunque quisiera que Gaara me pertenezca)
Notas del Autor: Hola minna-san! tengan sus pañuelos a la mano que este capítulo está muy nostálgico T.T snif snif si lo oyen con el ost de Naruto “Grief and sorrow” a partir del POV de Gaara les aseguro que llorarán T.T sino dejen su queja XD Bueno espero que el cap valga la espera, sin más les dejo para que lean nwn

Por favor dejen reviews cualquier comentario será aceptado, si quieren sean duros conmigo pero onegai dejen reviews!! Porque este es mi primer fiction.

Dedicatoria: Este capítulo se lo dedico en especial a todas las bellas personas que han dedicado un lapso de su tiempo a leer mi humilde fanfic.

_______________________________________________________
Observaciones: Se darán a lo largo del Ficition.

“Pensamientos”
-Diálogos-
Palabras de la Grulla
Palabras de aún otro demonio
………..-Cambio de escena
…-Pasado un lapso de tiempo
_______________________________________________________

Capítulo 12: Revelaciones dolorosas

En el capítulo anterior:

El joven guía ahora estaba dudando sobre lo que hacía, después de todo…era su familia…su propia sangre…la que estaba cazando…primero había sido su mejor amigo dentro de la familia y ahora también debía capturar a la chica que amaba secretamente…y todo por órdenes del padre de la misma…


………………………………………………………………………………………………………………………………………
El malestar que él sentía era grande y parecía no tener cura, era incómodo recordar las cosas que debía hacer pero no tenía otra opción…
“¿Esto que hago está bien?” se preguntó pero negó con la cabeza “No debo dudar…lo que hago es lo correcto porque sino lo hago…de ella su vida será arrebatada”
-Kotetsu, ¿todo anda bien?-le preguntaron y él asintió.
Apresuró el ritmo porque temía que las cosas que sabía se hicieran realidad, le dolía pensar en el futuro que tendría…no podía desobedecer porque eran órdenes del gran líder de su familia…Hyuga Hiashi.
Flash Back
Su corazón latía fuerte debido al nerviosismo que sentía, había cumplido con sus tareas del día y hace instantes se le había comunicado que el gran líder de su clan le llamaba.
“Espero que Hiashi-sama no me esté llamando por nada malo…” pensó el chico.
-Adelante…puedes pasar-se escuchó que dijo Hiashi una vez que el chico estuvo en frente de la puerta.
“Es hora de la verdad…” se dijo al entrar, encontró a Hiashi sentado mientras revisaba unos documentos que tenía el escudo de la familia.
-Me alegra verte Kotetsu, ¿has terminado ya todas tus tareas?-preguntó Hiashi y Kotetsu asintió lentamente con la cabeza-Muy bien, pero he de encomendarte otra tarea que es mucho más importante que las otras que has tenido…-
Hiashi se puso de pie y eso intranquilizó a Kotetsu, él sentía que su corazón se le iba a salir del pecho debido al fuerte latido; el chico de cabellos negros observó que Hiashi se acercó a la ventana para observar el panorama.
-Como ya debes saber, mi sobrino y primo tuyo…Hyuga Neji, se ha atrevido a manchar nuestro apellido y ese es un hecho muy insultante para todos en la familia, tengo entendido que eres un amigo muy cercano a él y es por eso que esta misión sólo lo puedes desarrollar tú-le dijo Hiashi con un tono serio-Tienes mi confianza también, es mi deseo que vayas y captures de preferencia vivo a Neji, todo esto debes hacerlo antes de que lo hagan los ninjas enviados por Tsunade-sama; si cumples con esta misión de manera satisfactoria serás muy bien recompensado, te aseguro que recibirás riqueza y respeto, ¿aceptas?-
“Si cumplo con lo que se me está ordenando…podría tener quizá una mínima oportunidad con ella…pero es incierto…” pensó Kotetsu-Me siento muy alagado porque usted me haya encomendado esta importante y vital misión…no lo defraudaré Hiashi-sama…con gusto cumpliré satisfactoriamente lo que me ha encomendado-
El chico agachó la cabeza luego de que aceptara, sentía vergüenza de lo que estaba haciendo, sin embargo, no podía negarse debido a que en realidad no era una petición era un orden y además, existía una mínima oportunidad de que él se pudiera acercar más a la persona que amaba en secreto. El chico hizo una leve reverencia y salió del lugar, Hiashi observaba el panorama y al escuchar que Kotetsu aceptaba, una sonrisa que podía tomarse como maliciosa se dibujó en su rostro.
Fin del Flash Back
Aunque conocía sus verdaderas intenciones por las que había aceptado esa misión, sentía vergüenza por su persona pero aún así debía seguir aunque mucho malinterpretaran sus motivos…y es que la verdadera razón sólo la sabían él mismo y su prima y muy querida Hyuga Mikushi…
Flash Back
Estaba descansando en su habitación, la brisa fresca de la mañana entraba por la ventana de su habitación, ese mismo día tendría que partir para que cumpliera con su misión, sintió la presencia de alguien y de inmediato dirigió su mirada hacia es dirección y la silueta de una chica se dibujó detrás de la puerta.
-¿Puedo pasar, Kotetsu?-preguntó ella desde afuera.
-Claro, pasa…Mikushi-san…-le dijo él mientras continuaba guardando lo que iba a necesitar para su misión-Dime, ¿qué te trae por aquí?-
-Bueno, sé lo de tu misión…quisiera decirte algo, necesito tu ayuda y sé que entenderás mis razones…quiero que me digas quiénes son…-le dijo ella y tendió sobre la cama de Kotetsu unas fotografías-Este chico…él es por quién ella (señaló otra fotografía) va ha desafiar a la familia, no les conozco pero he visto que ella se dirige a su muerte y no quiero involucrarme porque debo cumplir con mi meta, sé que tú le amas.
-(o//o) ¿Cómo lo puedes saber?-preguntó él.
-Tu pregunta me ofende, más que nadie lo deberías saber…hemos sido amigos desde niños y eres al único en el que confío de todos, millones de veces te he dicho lo de mi byakugan (Técnica exclusiva de los Hyuga) que me permite tener visiones-le dijo ella claramente ofendida-Casi nunca me equivoco y puede que lo haga ahora pero no puedo permitir que ella muera siendo la persona que amas, es por eso que quiero que hagas algo y eso es salvarle-
-Comprendo perfectamente, sin embargo, la chica a la que te refieres es Hinata-sama, la próxima líder del clan y con la que te enfrentarás por el derecho de serlo…ella se encuentra aquí en la casa si me dices esto…es como si fueras a matarle tú…-le dijo él.
-Te equivocas, no he de matarle yo, sino una chica que acompaña al chico castaño…no sé cómo es que sucederá pero es un hecho, ella desafiará a la familia y se irá hacia su muerte, todo por el chico castaño…por eso como tú vas tras él entonces podrás salvarle cuando ella le dé alcance, por eso decidí decírtelo para que llegues antes hacia él-le dijo Mikushi-Si llegas al castaño antes que la chica podrás salvarle de alguna manera, sabiendo ahora yo que esa chica es con la que me enfrentaré por el derecho de ser la siguiente líder del clan, con mucha más razón no quiero ayudarle ya que interfiere en mi meta, ¿comprendes porqué quiero que lo hagas tú?-
-Definitivamente, agradezco la confianza q tienes en mí-le dijo él.
-¿Sabes?, como hija del concejo debo aparentar que les obedeceré, sin embargo, una vez que logre obtener el derecho de ser la líder del Clan podré hacer algo por ellos dos…pero hasta que llegue ese día quiero que tú la salves a ella…-dijo Mikushi.
-Está bien, yo le protegeré…confía en mí Mikushi-san…-
-Sabía que aceptarías Kotetsu (n.n) sé que te gusta esa chica así que no me lo niegues onegai, sin embargo…-la chica logró que él se sonrojara con sus palabras y aprovechando que el chico andaba desconcertado…se le fue robado un beso.
“Mikushi-san…” pensó él.
-Sé que no podré gustarte, así que…tomaré ese beso como un dulce recuerdo tuyo, quisiera que hubiera algo entre nosotros pero no creo que sea posible porque…-él sintió que la mano de la chica se colocaba sobre la de él y esto causó cierto rubor en su rostro al igual que en el de la chica.
-Porque somos familia y porque yo amo a otra persona…lo sé-le interrumpió él y ella se mostró sorprendida, lo cuál confundió al chico.
-En parte es eso…-le dijo ella levantándose suavemente de la cama-Pero la verdadera razón es porque si vas ha salvarle a ella…a Hinata…tú…morirás…-
Kotetsu se quedó como estatua ante la revelación que se le había hecho, cuando quiso preguntarle más a su prima Mikushi…ella ya no estaba.
Fin del Flash Back
Aunque sabía que él iba hacia su muerte para salvar a la persona que amaba, no le preocupaba aquél hecho porque iba a sacrificarse y le iba a proteger, aunque estaba triste porque no podría ver más aquella dulce sonrisa de ella…se sentía con ánimos al recordar que por lo menos aquél bello ángel no desaparecería ni su luz sería apagada.
“¡Ahí están!” exclamó mentalmente al verles, al fin su búsqueda había finalizado.
………………………………………………………………………………………………………………………………………..
Apresuraba su paso, la ira le controlaba…realmente deseaba poder destrozarle y así poder de algún modo expresar todo el odio que por él sentía, sabía que estaba celoso y que también por eso quería matarle pero el sentimiento que guardaba en su ser le impedía liberar toda su furia y lo hacía por la persona que él apreciaba…
“Te tengo que matar…he de eliminarte…haré correr tu sangre por mis manos y te veré agonizante ante mis pies…te haré pagar todo…” pensó el joven al tiempo que se iba acercando más a su presa y por lo visto…su víctima.
Sus ojos se tornaron violetas y su cabello negro se erizó ligeramente, el joven empuñaba su katana (espada) con la intención de matar pero la imagen de la persona que más quería le hizo dudar por ratos, deseaba cobrar venganza pero estaba consciente de que lo que iba ha hacer era injusto para la persona que más apreciaba, sin embargo, cuando estuvo a pocos centímetros de su oponente…ya no había más dudas…
“¡Te mataré…!” pensó y sin más, exclamó-¡Sabaku No Gaara!-
El pelirrojo volteó pero ya era demasiado tarde como para defenderse con alguna kunai (arma ninja), el pelirrojo podía ver en esos ojos violetas la furia y sed de sangre…de su sangre.
Los pájaros emprendieron su vuelo al escucharse el estruendoso encuentro entre ambas fuerzas y cuando el polvo levantado se despejó, se pudo apreciar la escena…
-Bastardo…-le dijo el joven de la katana.
-¡¿Quién eres?! ¡¿Por qué me atacas?!-
-¡Desgraciado! ¡Mi deber es eliminarte y así lo haré!-exclamó el chico de cabellos negros con una mirada asesina en su rostro.
La arena había logrado detener a la katana pero la fuerza con la que había sido empuñada causaba que el que controlaba la arena retrocediera unos pasos con ligeros dolores.
-¡Soy quién te matará! ¡Pagarás todo el daño que has causado!-exclamó el muchacho mientras daba un salto hacia atrás, liberando así su espada.
-No entiendo de qué me hablas-le respondió el pelirrojo confundido-¡Exijo saber porqué me atacas!-
-¡¿Te parece poco haber lastimado a mi familia?!-exclamó el muchacho de cabellos negros-¡Vamos, recuérdalo!-
-¡Yo nunca he lastimado a tu familia! ¡Ni siquiera sé quiénes son!-le respondió mientras que enviaba grandes olas de arena contra el chico de cabellos negros.
-Como seré tu asesino, creo que podrás tener el privilegio de saber mi nombre, quizá si te lo digo puedas recordar…soy Satome Taro, el único y mayor guardián del Clan Satome-le dijo él mientras se volvía a precipitar contra el pelirrojo.
“Satome Taro…Satome…Satome…ese apellido es…es de…!Aiko!” pensó el pelirrojo.
-Por tu mirada puedo adivinar que mi apellido te suena familiar…soy el primo de Aiko, aquella chica que traicionaste y dañaste sin piedad-le dijo Taro mientras hacía algunos sellos para poder realizar así una de sus técnicas.
-¡Tú no puedes ser el primo de Aiko porque ella eliminó a toda su familia! ¡Estás mintiendo!-exclamó el pelirrojo mientras también hacía algunos sellos.
-¿Te parece?-le dijo Taro mientras cerraba los ojos, lo cuál indicaba que iba a utilizar una de las más poderosas técnicas de su familia…el “Shiai”
“No puede ser, no puedo usar el Shiai…esto debe ser un engaño…” pensó Gaara.
-¡Pagarás caro tu culpa…Sabaku No Gaara! ¡Tsubame no waza (Ataque de golondrinas de hielo)!-exclamo mientras elevaba su brazo derecho, el señaló al pelirrojo y eso causó que las golondrinas de hielo que se habían formado de un momento a otro se precipitaran hacia él-¡Sin el Shukaku no eres un oponente digno, te eliminaré rápidamente!-
-¡Ya lo veremos! ¡Suna no Tate (Escudo de arena)!-exclamó Gaara.
Las aves de hielo se impactaron contra el duro escudo de arena que Gaara había logrado crear a tiempo, el control sobre la arena demandaba utilizar mucho chakra y eso era agotador, sin embargo, debía seguir o ese sería su fin…le parecía increíble que aquél chico pudiera estar almacenando chakra para activar su “Shiai” y al mismo tiempo estar utilizando técnicas que requerían de igual forma esa energía; a la única que había visto utilizar el “Shiai” había sido Aiko y ella no había podido realizar técnicas que necesitaran chakra mientras trataba de activar su “Shiai”, esta era una nueva y totalmente experiencia diferente.
-¡Te mataré! ¡Voy a eliminarte! ¡Sabaku No Gaara, lamentarás el día en que te atreviste a lastimar a mi familia! ¡Lamentarás el día que la condenaste a una vida llena de sufrimiento! -exclamó enfurecido.
-¡Si Aiko es tu prima, no entiendo a qué te refieres con que yo le he lastimado! ¡Si es por ella, yo no le he hecho daño! ¡Fue ella quién me dañó!-exclamó Gaara en un intento de obtener más información-¡Ella me traicionó, me mintió y me utilizó! ¡No es más que una mentirosa y una….!-
El pelirrojo no pudo completar lo que decía y era porque un duro golpe en el rostro le había aventado contra el tronco más cercano, un hilo de sangre se deslizó por su boca y cayó lentamente.
-¡Nunca te atrevas ha asociar el nombre de mi prima con algún adjetivo de ese tipo! ¡Fuiste tú el que le traicionó! ¡Tú le dañaste!-exclamó Taro.
-Sabaku Kyuu (Ataúd Del Desierto)-susurró Gaara la arena poco a poco se fue acercando a Taro, aprovechando que no podía ver…fue apresado sin llegar a matarlo.
-¡Maldito! ¡Te arrepentirás de haberme envuelto con tu sucia arena!-
-Si me haces enojar puedo matarte en este instante…así que no me desafíes-le dijo Gaara.
-¡Eso me tiene sin cuidado, mientras pueda matarte estaré conforme!-
-Ahora…quiero que sepas que yo puedo decir lo que quiera de quién quiera, para que lo sepas Aiko fue quién me traicionó…yo nunca le traicionaría…-le dijo Gaara desde su sitio, atento a cualquier movimiento sospechoso.
-¡Eso es mentira y lo sabes! ¡Sé qué fue lo que sucedió! ¡Fuiste tú el que la traicionó!-exclamó el chico aún con los ojos cerrados.
Un golpe en el rostro del muchacho hizo que un hilo de sangre cayera, su rostro quedó marcado debido a la fuerza.
-Desgraciado…-expresó el chico de cabellos negros-Te atreves a atacar a tu adversario que no puede defenderse…eso habla por ti, cobarde…-
-¡Cállate!-exclamó el pelirrojo y le dio otro golpe.
-¡Idiota! ¡Date cuenta, Aiko nunca te traicionaría porque te amaba!-dijo Taro respirando dificultosamente aún con los ojos cerrados y susurró-Kawarimi no Jutsu (Reemplazo)-
El pelirrojo rápidamente se dio cuenta del cambio y se alejó de un salto, hubo una explosión fuerte y una nube de polvo cubrió el lugar.
-Escucha, te lo contaré todo mientras te voy eliminando…así sufrirás arrepentimiento mientras tu vida se va agotando…-escuchó Gaara.
-¡Cállate, tú no sabes nada en verdad!-le respondió.
-¡Lo que prueba que le traicionaste es que le creíste al rubio del Akatsuki!-
-¡Ella nunca me dijo NADA! ¡Todo lo mantuvo en secreto! ¡No confiaba en mí!-le respondió el pelirrojo casi fuera de sí, hablar del tema hacía que sintiera que su corazón era estrujado.
La nube se disipó y al fin se podía apreciar algo, Gaara estaba de pie sobre el césped mirando hacia arriba…en dónde estaba Taro con su katana en la mano, dispuesto ha atacarle…ambos estaban listo para el duro combate.
-¡No sabes siquiera porqué se unió al Akatsuki!-
-¡Lo hiso para destruir a Suna! ¡Me sedujo para que no sospechara nada! ¡Ella iba a entregar a Naruto! ¡Ella iba a traicionar a todos!-le respondió Gaara.
Taro hizo un puño e hizo una mueca de rabia, sus dientes rechinaban…la ira estaba apoderándose de su cuerpo y ya casi se le hacía imposible pensar sin tener la imagen de Gaara manchado de sangre y con su katana atravesada para que esté muerto, en su mente.
-¡Nunca en tu miserable vida te atrevas a manchar el nombre de mi prima! ¡Nunca más te atrevas a referirte de esa forma si se trata de Aiko!-exclamó el chico molesto al tiempo que se precipitaba contra Gaara, que esquivaba los ataques y contraatacaba en cada oportunidad, Taro respiraba entrecortadamente debido al éxtasis del momento y del esfuerzo por no descontrolarse-¡Pagarás tus errores!-
Un nuevo impacto entre ambas fuerzas causó una explosión, esto causó que cada uno fuera arrojado contra el tronco de algún árbol…la calabaza de Gaara que desde hace un tiempo era arena se movía de manera amenazante hacia el otro chico, la mirada del joven pelirrojo había cambiado…de igual forma ahora la mirada de Taro sería espeluznante, porque un kanji sería ahora su pupila.
-¡Shiai!-exclamó Taro al tiempo que abría sus ojos, su mirada era aterradora y sanguinaria…y era al mismo tiempo desafiante.
………………………………………………………………………………………………………………………………………..
Ella corría sin cesar, estaba agotada pero si paraba sería asesinada pronto…aunque era la presa en ésta cacería debía permanecer así todo el tiempo que le fuera posible o las cosas se pondrían peor…
“¿Cómo es que no puedo hacer nada para derrotarle…? ¿Qué debo hacer…?” pensó.
-No huyas más…no podrás seguir así…déjame salir y tu vida será perdonada, piensa en ti, ¿quieres morir?-
-¡Nunca te dejaré salir! ¡Pierdes tu tiempo!-exclamó ella mientras seguía corriendo al tiempo que trataba de idear algún plan que le sacara de ese problema-¡Te encerraré sino te tranquilizas! ¡Serás destruido si sigues con esa actitud!-
-No me hagas reír…tú, una anciana, ¿va ha darme una lección? Antes de lo que te des cuenta estarás arrastrándote por el suelo rogando por tu vida…-
Sus fuerzas se agotaban y ella sabía que aquella cosa tenía razón, pronto llegaría su fin pero no podía dejarle escapar y ya lo había decidido…sólo esa cosa escaparía cuando ella estuviera muerta.
-No lo puedes evitar…tú morirás aquí, ¡Satome Akiko!-
Volteó unos segundos y al verse perdida decidió enfrentarle, había llegado a un lugar sin salida…era su fin, su hora había llegado.
………………………………………………………………………………………………………………………………………..
Sintió una sacudida eléctrica por todo su cuerpo y eso le ayudó a reaccionar a tiempo, sin embargo, era ya muy tarde como para que él le pudiera salvar.
“Aiko…” pensó mientras trataba de alcanzarle, estaba a pocos centímetros de ella pero no logró atraparle.
-Eres muy lento…Hyuga Neji-
El castaño observó a la persona que le había nombrado, quedó atónito al verle…hacía ya muchos años que no le veía y lo que más le asombraba era que tenía a Aiko en sus brazos, se preguntaba qué hacía él ahí …
-Te diré brevemente qué es lo que hago acá, Aiko representa una gran ayuda para mis planes y no puedo dejar que le lastimen o sus habilidades podrían verse perjudicadas-le dijo mientras observaba a la chica que tenía en brazos-No tengo nada en contra tuya pero siempre me has parecido un presumido, no tengo intenciones de establecer un combate contra ti, así que puedes estar relativamente tranquilo…no la dejaré más en tus manos, me haré yo ahora cargo de ella-
-¡Ella no te ayudará! ¡Tú alma está llena sólo de odio y venganza! ¡Aiko nunca cooperaría con una persona como tú!-
-Te equivocas, ambos estamos llenos de venganza y odio…dentro de este frágil y hermoso cuerpo, dentro de su alma se encuentra una gran maldad y el odio por lo que ella es…por lo que esconde dentro de su ser, ¡claro que me ayudará! No poseemos vínculos de ningún tipo y eso se convierte en nuestra mejor carta porque ninguno de los dos se entrometerá en los asuntos del otro-le explicó el chico mientras una sonrisa maliciosa se asomaba en su rostro-Por eso ella no puede quedarse aquí contigo por más tiempo, tenme confianza…no dejaré que la dañen-
-¡Cómo podría confiar en una persona que ha traicionado a su aldea! ¡Dime cómo…Uchiha Sasuke!-
………………………………………………………………………………………………………………………………………..
No pudo moverse más debido al dolor que sentía, cayó sobre el suelo como si estuviera vencida y eso hizo que pequeñas lágrimas se asomaran en sus hermosos ojos perlados.
-No puedo…rendirme…Neji me espera…-dijo con dificultad-Debo tratar de sanar todas las heridas causadas por mi catastrófico escape…debí de ser más cuidadosa-
Reuniendo sus fuerzas logró ponerse nuevamente de pie y siguió su camino, tropezaba cada cierto tiempo pero seguía hasta que sintió que su cuerpo no reaccionaba más, fue entonces cuando le vio por fin, su larga cabellera castaña bailaba con el viento…sus hermosas facciones masculinas podían distinguirse y aunque la lluvia estaba cayendo suavemente, nada arruinaba aquella escena.
“Neji…por fin…” pensó ella.
-Te encontré…-escuchó una voz detrás de ella, volteó y se mostró sorprendida.
-¿Tú? ¿Qué haces aquí? ¿Cómo…?-trató de preguntar pero sus fuerzas la traicionaban y con gran esfuerzo logró mantener los ojos abiertos.
-No haga esfuerzo Hinata-sama…pronto estará bien se lo aseguro-
-Debemos llevarla a la aldea para que sea atendida-comentó uno de los presentes.
-No, aún debemos capturar a Hyuga Neji…así podremos regresar-respondió él.
-Pero Kotetsu…Hinata-sama podría…-
-¡Lo sé! Pero debemos capturar a Neji, además Haruka-san puede sanarle a Hinata-sama algunas heridas porque es una ninja médico-respondió Kotetsu fríamente.
-Kotetsu, es muy peligroso…quizá no pueda…-
-Sé que podrás Haruka-san…confío en ti-le interrumpió Kotetsu con cierto tono molesto, tenía mucho que jugarse ahora-Ahora vamos por “el genio Hyuga”…-
A penas y dieron unos cuantos pasos, no se habían dado cuenta que a poco metros de ellos estaba la persona que buscaban, muy tarde fue cuando se percataron de ello al llegar.
-Esta es nuestra fiesta privada, no me interesa porqué o para qué han venido pero si intervienen en mis planes les eliminaré-
“¿U-Uchiha S-Sasuke? ¿Qué…hace él aquí…?” se preguntó Kotetsu.
-Terminada con mi tarea de recoger lo que ahora me pertenece…me voy-comentó el Uchiha-¿Qué…rayos…?-
El chico sintió que su traje era jalado y vio que era la chica quién le hacía eso para tratar de llamar su atención…
Sus miradas se encontraron, fueron segundos pero para ambos fueron horas…el chico le soltó suavemente para que ella se quedara parada sobre el suelo, se alejó un poco y se sentó para observar la función…
-Satome Aiko, hazte a un lado para que podamos llevarnos a Hyuga Neji-dijo Kotetsu seriamente y ella le miró de manera extraña-Te lo advierto…-
-¿Aiko? ¿Tenshi (Ángel)?-preguntó Neji.
Ella agachó la mirada y luego de eso una sonrisa comenzó a dibujarse sobre su rostro pero no era de felicidad…era una sonrisa perversa.
-¡Aléjense rápido!-exclamó Neji al descubrir qué era lo que pasaba.
Con gran esfuerzo lograron escapar de la lluvia de shurikens (estrellas ninja) que fue lanzada por Aiko que no alzaba la mirada.
-¡Váyanse o perderán sus vidas!-advirtió Neji al tiempo que se tomaba distancia.
“¡Já! Esto se pondrá divertido…” pensó el Uchiha-Sin embargo…-
………………………………………………………………………………………………………………………………………
El fin estaba cerca, bien lo sabía él pero aún no estaba seguro totalmente de lo que debía hacer, muchos de sus compañeros había caído en el transcurso del tiempo: el marionetista loco…el sádico masoquista religioso…el codicioso adicto al dinero…el arrogante niño bonito y su mascota mutante que…se perdió. Muchos de sus camaradas habían caído y otros simplemente habían desaparecido, aunque él también había estado cerca de perecer había logrado ingeniárselas para poder seguir con vida y todo era por la sensación que ahora experimentaba.
“¿Por qué me ha ocurrido esto a mí…? ¿Qué he hecho…?” se preguntó.
-Estamos cerca, nos separaremos en grupos de dos personas…-
-Nagato-kun…perdona quise decir Pein-kun…-
-Déjalo así Konan…-respondió el chico de cabellos naranja-Deidara tú vienes conmigo ya que conoces mejor que todos las habilidades de esa chica-
-De…acuerdo…-respondió.
-Konan, tú irás con Kisame…-ordenó el líder.
-Ehm…Pein, ¿no que Kisame se perdió? (-.-?)-preguntó Deidara.
-(o.O!) Ops! Es verdad… (¬.¬U) Eh, ¿Quién dijo que Kisame estaba aquí?-
-Etto… (n.nU) tú-dijo Konan.
-(o.o!) Bueno, irás con Zetsu, Konan-respondió Pein-Y Tobi irá solo-
-(T-T) Pero por qué (ToT) yo soy un buen chico-
“Es que nadie le quiere cerca…” pensó Deidara “Pregúntenmelo a mí que le he tenido de compañero durante mucho tiempo, es un alivio que me dejen descansar de ese tipo tan fastidioso que no deja de decir que es un buen chico (¬,¬)”
-(¬_¬*) Dije que irás solo y punto-respondió Pein y agregó seriamente-Nuestro objetivo es tan sólo capturar a la chica, el resto no nos interesa a menos claro que aparezca el jinchuuriki (contenedor de un demonio) del kyuubi (demonio zorro)-
“¿Qué debería hacer…?” se preguntó el rubio.
-¡Es hora de actuar, en marcha!-ordenó Pein y todos siguieron su camino con sus respectivas parejas.
“Lo he decidido…he de protegerte… si te demuestro lo que siento…así…” pensó Deidara mientras caminaba al lado de Pein “Quizá…tú puedas amarme…”
………………………………………………………………………………………………………………………………………..
La oscuridad cubría toda la gran mansión, la luna había llegado junto con la noche y su luz iluminó todo el jardín de aquél lugar, algo se deslizó entre las sombras y sus ojos verdes resplandecieron fugazmente, un aire demoniaco invadió el ambiente y de entre las sombras surgió una fuerza, toda Suna pudo observar un rayo de luz verde ascender al cielo y aquél rayo desapareció repentinamente para tomar la forma de un majestuoso quetzal verde que batió sus alas para elevarse poco a poco; aquella figura desde el cielo emprendió su vuelo hacia un rayo de luz violeta que podía ser visto también, poco a poco aquella figura se fue desvaneciendo en el trayecto al tiempo que se perdía de vista.
Los rayos de la hermosa luna llena tocaron suavemente aquella piel pálida, estaba sobre el suelo en medio de un charco de sangre y con dificultad lograba respirar, se arrastraba por los suelos pero poco antes de llegar al jardín quedó sin movimiento y delicadamente las gotas de su sangre cayeron sobre el césped al utilizar su brazo extendido como puente, poco antes de perder la consciencia logró expresar con lágrimas en los ojos y con una voz quebrada lo siguiente…
-Perdóname…no he podido con él…eres tú el único…que puede retenerle, Taro…-
Luego de aquellas palabras aquella mujer cerró los ojos lentamente al tiempo que una sonrisa se formaba en su rostro aunque estaba triste de haber fallado su misión estaba contenta consigo misma por haber dado todo en aquella brutal batalla.
………………………………………………………………………………………………………………………………………..
Sabía cómo funcionaba esa técnica y era por eso que había decidido antes de quedarse sumergido por lo menos conseguiría lastimar a su oponente, con esa intención se precipitó contra él con la arena detrás suyo para poder así herir a su contrincante, en segundos su arena había atravesado a su adversario por el pecho.
-Idiota…-musitó el joven mientras la sangre brotaba de su boca y una sonrisa se dibujaba en su rostro.
-He vencido…-susurró el agresor y todo a su entorno se volvió negro.
Sus rodillas fueron atraídas contra el suelo y no se explicaba porqué, sentía un dolor interno y le era insoportable pero no podía parar aquello.
-¿Te duele?-
El chico posó su mirada en la persona que le estaba hablando y su expresión en el rostro no mejoró pero aunque el dolor le estaba acabando, aparentó que podía soportarlo y que no era nada.
-Ese dolor es el dolor del corazón…del alma, el dolor que estás experimentando no es siquiera una décima parte de todo lo que ha sentido Aiko por culpa tuya-
El joven arrodillado sintió tal dolor que su cuerpo le obligó a vomitar sangre, esta se esparció luego de ser arrojada y el joven respiraba con dificultad.
-No te puedes ni imaginar todo el daño que le has causado…aunque no hayas querido nunca eso, te diré algo…siempre he querido mucho a Aiko y no puedo explicar el porqué, ella es tan frágil que no puedo contener mis ganas de protegerla contra todo lo que quiera lastimarla-le dijo el chico de cabellos negros-Desde que éramos niños siempre la he cuidado, sin embargo, mi misión ha fallado porque alguien le ha hecho daño y ese…eres tú; no tienes ni idea de lo que significas para Aiko y para serte franco te tengo envidia por eso, ya que en esta vida es técnicamente imposible conocer a una chica como lo es ella-
-Taro, ¿tú amas a Aiko?-
-Le amo mucho pero el amor que le tengo es sólo fraternal aunque para muchos pueda parecer de otra forma, sin embargo, fue ella quién mató a mis padres ante mis ojos y aquellas imágenes y todo ese rencor no puede desaparecer de mi alma, no soy digno de ella y hasta que no encuentre una persona que le ame tanto como ella puede amar…no se la entregaré a nadie-le respondió Taro-Pero no puedo hacer nada si ella se enamora…eso fue algo en lo que no pensé y ese fue mi gran error, quiero que sepas que no me agradas, Sabaku No Gaara, no creo que seas digno de todo el amor que ella te ofrece pero no pienso hacer nada por separarlos ni por reunirlos, quiero que pienses en lo que te diré, dependiendo de todo decidiré tu destino…-
-¿Estás con Aiko sólo por la misión que tienes…?-
-No, mi vida se debe sólo a ella porque mi único propósito es protegerla de todo, no soy muy expresivo ni sensible y casi siempre actúo rudamente y de manera precipitada, pero por ella haré lo que es correcto y eso es decirte toda la verdad con respecto a todo-le dijo Taro y mientras Gaara seguía sufriendo aquél dolor interno, el chico agachó la cabeza y los mechones negros le cubrieron parte de su rostro-Aiko es una chica que defiende lo que quiere y no me refiero a los ideales sino a las personas, es una persona terca pero de muy buen corazón y es una gran mujer en muchos aspectos; ella decidió unirse al Akatsuki sólo para poder cobrar venganza contra el rubio ese y todo porque ese rubio te había matado…-
“Chiio-baasama…fue la que me revivió a cambio de su propia vida…ese día” pensó.
-Le hubiera sido más fácil olvidarse de eso y seguir pero el sentimiento de no haberte podido proteger porque estaba lejos le impulsó a tomar la decisión de unírseles, estaba lejos porque tu padre y los del concejo habían visto que ella era una supuesta amenaza para la aldea, le enviaron entonces a corta edad sola a que cumpliera con misiones en el que arriesgaba su vida y ella realizaba esas misiones con la esperanza de poder regresar algún día a la aldea para poder estar contigo-le dijo Taro mientras hacía un puño de rabia-Aiko sabía que si sus verdaderas intenciones eran reveladas entonces el Akatsuki le mataría sin dudar, ella era consciente de todo el riesgo que su capricho provocaba pero seguía con esa idea porque no iba a perdonar a las personas que se había atrevido a dañar a la persona que más amaba porque te había perdido una vez y no iba a permitir que le fueras arrebatado de su vida nuevamente-
-Pero debió decirme…-
-¡Cállate!-exclamó Taro y el dolor que sentía Gaara se intensificó-Si ella te lo hubiera dicho quizá porque te importaba le hubieras detenido y ella te habría hecho caso por eso si ella quería seguir con su plan no podía decirte nada, normalmente ella no hace la voluntad de otro a menos que le sea conveniente y el que te haga caso a ti te convierte en la única persona que puede domarla de cierto modo; ni siquiera a mí me hace caso-
Las palabras de Taro fueron como dagas en el corazón del pelirrojo, todo se iba aclarando en su mente…ahora comprendía muchas de las cosas que habían pasado pero aún le costaba creer todo…
-Nadie más que tú puede hacerle olvidar su venganza, sin embargo, yo soy el único que puede ayudarle con Mitsuru y eso nada ni nadie puede cambiarlo ya que fui entrenado específicamente para ello, Mitsuru obligará a Aiko a matar si se ve en peligro y también ella logra apoderarse de su cuerpo cuando Aiko se enfurece mucho y no puede controlarse; por eso mató a su equipo aquella vez y a nuestra familia cuando era pequeña…ella no sabía lo que hacía…ese demonio se aprovechó de la inocencia de Aiko…-le dijo Taro-Ella nunca sintió el amor de su padre aunque para él, ella era lo más valioso en su vida y porque no quería que ella sufriera siempre fue duro para poder así prepararle contra todo, Takeshi-sama fue un gran hombre y la prueba de su amor por su hija lo tengo yo…-
-Si…lo que dices es…cierto, entonces yo…-
-Has hecho todo mal…por eso estás en donde estás justo ahora-le dijo Taro y el dolor de Gaara era insoportable para él, sentía que las lágrimas de dolor estaban a punto de brotar-Mi “Shiai” está mucho más avanzado que el de ella y por eso puedo hacer muchas más cosas pero el de ella es más fuerte aunque no está totalmente desarrollado, me he podido enterar de todo porque he podido entrar en contacto por medio de los sueños con Aiko, además me encargué personalmente de todo el asunto sobre ella y sus asesinatos cuando estuve dentro del Anbu (ninjas especiales)-
Taro observó a Gaara, él estaba en medio de un charco de sangre con un dolor interno inexplicable y con la culpa carcomiéndolo; Taro sonrió satisfecho pero su sed de venganza aún estaba presente.
-Le he hecho tanto daño…todo…ha sido mi culpa…-susurró Gaara con la cabeza agachada-Gomen kudasai (perdóname) Aiko…-
-Aún te falta mucho…no te imaginas todo el dolor que le causaste cuando le dijiste todas esas cosas en el bosque…quizá si no le hubieras dejado en ese sitio ella nunca hubiera sido tan desdichada…-comentó Taro y el ambiente negro se transformó en aquél bosque.
…………………………………………………………………………………………………………………
Aclaración: POV de Gaara
…………………………………………………………………………………………………………………
El dolor que siento es enorme, nunca en mi vida algo me ha dolido tanto excepto la traición de Aiko, justamente ahora estoy sintiendo que me muero…
Me sostengo con dificultad del tronco más cercano y aunque estoy de pie no creo poder mantenerme por mucho tiempo así, ese chico Taro está a mi lado y ambos miramos lo mismo…
El rubio del Akatsuki está parado cerca de mí mientras que otro yo está al lado de…Aiko, hace más de 3 años que no la veía y aunque esta sea tan sólo una ilusión…me siento extraño, me duele mucho el saber que estaba equivocado y que no sólo le hice daño a la que era mi novia sino que también le hice daño a mi único verdadero amor…
Acabo de verme preguntarle si realmente trabajaba para el Akatsuki, fui un tonto porque ella no me dijo que lo hacía y tomé su silencio como una afirmación…quizá si me hubiera detenido y le hubiera tratado de escuchar, ella nunca habría…muerto.
-¿Qué sucede?-le pregunto a Taro cuando empiezo a sentir un dolor en el pecho, es como si me estuvieran partiendo el corazón, ya casi no puedo respirar…
-Estás sintiendo lo que sintió Aiko, es sólo eso-me responde él tranquilamente, estoy empezando a odiar a este tipo…
Con cada palabra que le dice mi otro yo a Aiko mi corazón comienza a dolerme más y siento como mis pulmones se van llenando de sangre, tengo poco aire y siento que la garganta se me está desgarrando…

“-No puedo creerlo… ¡Me mentiste! Pensé que de verdad me amabas…pensé que podríamos formar una familia y ser felices juntos…pero todo era un vil mentira tuya…no eres más que eso… ¡No eres más que una ZORRA!-”

¡No!, ¡Aiko, no me escuches! ¡No! ¡Sólo te digo eso porque no logré controlar mi rabia y porque actué impulsivamente!, ¡por favor perdóname! Pero no hay nada que pueda hacer ya que está hecho…¡perdóname Aiko!

“-¡¿Sabes todo lo que he arriesgado por tu estúpida culpa?! ¿Sabes que dejé Suna para poder estar contigo? Realmente me arrepiento de todo…nunca debí aceptar mis sentimientos hacia ti ¡ZORRA! No te mereces otro nombre…-”

¡No es verdad! ¡No me arrepiento! Lo que viví contigo ha sido lo más hermoso de mi vida…ya no puedo aguantarlo más y las lágrimas brotan de mis ojos, quiero gritarle que la amo pero mi garganta está sangrando y lo sé porque siento el sabor a sangre, siento que el corazón se me está desgarrando…no puedo creer que esta clase de dolor existiera…

“-Jugaste con mis sentimientos… ¡Me traicionaste! Realmente si pudiera pedir un deseo sería… ¡El de no haberte conocido NUNCA!-”

¡Miento! Yo agradezco el haberte conocido, ¡eres lo mejor que me ha pasado en la vida! ¡Perdóname! No puedo hacer más que llorar y lamentarme, quisiera poder ir a detenerme pero con gran esfuerzo puedo mantenerme de pie, las lágrimas bañan por completo mi rostro y no puedo hacer más que sentir que mi respiración varía y que voy quedando sin vida…
Veo que Aiko trata de acercase a mi otro yo, quizá debí aceptarle en ese instante pero mi furia me llevó a empujarle…he sido un tonto.
-¿Sabes?, ella se acercó para explicártelo pero tú le empujaste y te negaste a escucharle-me dice Taro y eso no me ayuda en nada…
Siento que me asfixio, estoy desesperándome un poco, el dolor no cesa y la sangre quiere brotar por mi boca, mis pulmones están llenándose y ya casi ni respirar logro. Veo que mi otro yo se aleja, mi Aiko…no, ya no tengo derecho de llamarla mía…la mirada que tiene ella muestra comprensión pero ni siquiera yo me logro perdonar esto…
Me duele el alma intensamente, de un momento a otro empiezo a vomitar sangre y el césped se mancha de sangre, esto es demasiado hasta para mí…mi corazón late cada vez más débilmente y me duele profundamente, no puedo creer que le haya hecho todo esto a la persona que más amaba…me odio por esto…casi no puedo respirar porque la sangre que brota de mi boca no me lo permite, me cubro el rostro y grito al cielo estrellado su nombre…
-¡¡¡¡¡AAAIIIKOOO!!!!!-
Siento mi corazón vaciarse totalmente, por unos instantes siento como si fuera atravesado y me quedo sin aire, mi corazón deja de latir y me siento morir, sin embargo, logro tomar un bocado de aire y sin poder explicarlo todo vuelve a ser doloroso pero con vida sigo al menos;

“Sólo quería cobrar venganza…tenía que destruir a Deidara…al final parece que él logró destruirme a mí…también quería libarme de la grulla…por eso iba a abandonar Konoha…para reunirme con Taro…mi separación de Gaara sólo iba ha ser temporal y luego regresaría para que pudiéramos amarnos libremente”

Es la voz cálida de Aiko, son sus pensamientos…he sido un idiota…no puedo resistirme más y me pongo de pie con gran dificultad, siento que mis músculos se desgarran sin poder evitarlo…
Caigo irremediablemente a pocos metros de ella y le veo con una daga, ¡No! ¡No puede ser!, ¡Aiko, no! ¡Por favor detente! No quiero perderla…
El dolor que siento es inmenso y las lágrimas ya no pueden compensar de alguna forma mi sufrimiento, la sangre no deja de brotar y siento que me voy muriendo…
Aiko se pone de pie y yo no puedo más que querer alcanzarle al estirar mi mano hacia ella pero no logro acercarme lo suficiente.
-Sólo te estás haciendo más daño, sólo ve todo y no hagas nada-me dice Taro pero él qué rayos sabe, no me importa él ni nadie más que Aiko…esa es la verdad.
Ella precipita la daga y mi corazón es estrujado fuertemente, boto sangre y mi visión se hace borrosa, siento punzadas bajo el abdomen y cierro en ese instante los ojos por el fuerte dolor, cuando los abro veo que alguien quiere atacar a Aiko, eso no puede ser…esa persona debe ser quién le mató…
Veo que Aiko empieza a caer cuesta abajo y siento que una lluvia de piedras me cae encima y más sangre brota de mí, desearía pronto la muerte para reunirme con ella en el otro mundo porque todo este martirio me está matando…
Le veo a ella en medio de un charco de sangre y siento que un líquido caliente se desliza desde mi frente y cuando veo que una gota cae sobre el césped veo que no es más que sangre…
La lluvia empieza a caer y empieza a limpiar la sangre que llevo encima pero mis heridas no sanan, el dolor tampoco desaparece…logro ahogar un grito de dolor provocadas por tales punzadas y todo el dolor que tortura mi ser.

“-Gaara…ayúdame…Gaara…onegai (Por favor)…-”

Escucho que me llama y que me pide ayuda y yo trato de avanzar, sin que pueda explicarlo termino frente a ella, me lastima verle en esas condiciones…si tan sólo no hubiera actuado de manera tan impulsiva quizá…
Me voy acercando a ella poco a poco, aunque me esté desgarrando por dentro, estiro mi brazo para alcanzarle y me pongo de rodillas, en un último esfuerzo caigo y logro tomarla de los hombros, suavemente la tomo entre mis brazos y acaricio su cabello negro mientras lloro inconsolablemente.
-Perdóname…lo siento tanto…perdóname, Aiko-le digo con lágrimas en los ojos y mi respiración se hace entrecortada la abrazo fuertemente.
-¿Gaara…?-pregunta mientras abre lentamente sus ojos y bota sangre por la boca.
-Soy yo…-le digo y lloro con más intensidad.
-Gracias por todo…-me dice ella y va cerrando los ojos, mi corazón no puede soportarlo y siento como si millones de agujas fueran a ser incrustados en él, me duele todo lo que está pasando y con sumo esfuerzo ella me dice-Te amo…-
-Y yo a ti…-le respondo y la abrazo, su mano cae sin vida sobre el césped y su cuerpo desaparece ante mis ojos, las lágrimas no dejan de brotar…finalmente le he perdido para siempre…-¡¡¡¡¡¡¡NOOOOO!!!!!!!-
-Y esto aún no termina….-escucho que dice Taro.
…………………………………………………………………………………………………………………
Fin del POV de Gaara
…………………………………………………………………………………………………………………

Fin del Duodécimo capítulo

Vocabulario:

¿Ai Oboete Imasuka?: ¿Recuerdas el amor?
Aiko: Niña del amor.

Notas Finales de la Autora: Hi!!! Eh…pues el fin está cerca y el próximo será un gran capítulo supongo yo…espero que este capítulo haya valido la pena n.n Espero no haberles hecho llorar demasiado en el caso de que lo hayan hecho, claro. Bueno ya próximamente se acabará ToT no quiero!!! T.T pero cada historia tiene su final y el de este humilde FF llega dentro de unos capítulos u.u cuídense y nos leeremos la próxima vez…nuevamente solo una parte XD

Capítulo próximo: “El mismísimo infierno”…Ahnny se despide con un beso enorme…ja ne minna-san 😉

Entrada etiquetada como . Enlace permanente.

Una respuesta a Fanfic: ¿Ai Oboete Imasuka? By Hyuga Ahnny – Capitulo 12

  1. ame dijo:

    vaya es un fic muy lindo me puso chipi¡¡¡¡¡
    esta muuyy bonito¡¡¡¡¡¡

    n.n sigue asi porfavor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*