Fanfic: Amor Inesperado. Capitulo 3 (por aiko-san)

Share Button

Amor Inesperado (por aiko-san)

 

Gracias a Naru por seguirlo publicando aquí la tercera parte =)

 

Capitulo 3. La llegada a Sunagakure

 

No fue mi decisión llegar a La Aldea de la Arena, Tsunade-sama me envío para realizar un nuevo proyecto que tenían en mente por la alianza de las aldeas, aun recuerdo bien lo que me dijo…

 

Estaba ahí sentada con esa expresión de mal humorada de siempre, recargando sus codos en él escritorio y entrelazando sus dedos me veía fijamente parecía analizarme para saber si era buena o no para esta misión

-Saori, te he asignado una nueva misión, he decidido enviarte a La Aldea de la Arena, requieren allá a alguien de mi confianza y tu eres perfecta, se realizara un nuevo proyecto, que al parecer llevara algo de tiempo, quizás pases allá más de 1 mes,  dependiendo como sea de tardado- menciono arqueando su ceja y lo admito escuchar “la aldea de la arena” fue una punzada a mi corazón
– muy bien Tsunade-sama pero si no es indiscreción por qué no enviar a Sakura- necesitaba qué enviara a alguien solo eso…
-Ella junto con Naruto y Sasuke Irán a otra misión por esa razón pensé en ti-
– Oye Tsunade-sama yo quiero ir con Saori hace tiempo que no veo a Gaara, ¡¡quiero ir!!- entro eufórico Naruto a la oficina de Tsunade
-¡Ya dije que no!, te he dicho que no tienes por qué elegir tus misiones, allá solo serás un estorbo-
– Pero yo….-
-¡¡¡¡¡¡ Ya dije que no!!!!!!!! , Saori espero no tengas problemas, me mantienes al tanto del proyecto, mañana saldrás a primera hora- menciono como diciendo es mi última palabra
-De acuerdo iré a alistar mis cosas, con su permiso-

 

La verdad sentí pena por el pobre de Naruto, el ha sido un gran amigo, pero Tsunade-sama siempre ha sido de un carácter fuerte y si Naruto la sigue contradiciendo  un día estallara la bomba, aunque no estaría mal qué mejor enviara a Naruto no se cómo hacer para ver a Gaara no se si se acordó de mi o no.

 

Cuando llegue sentí muchas miradas, como si fuera un bicho raro y tal vez lo soy, no muy a menudo vas a ver un chica de tez blanca casi llega a un color pálido si no es que ya es pálido, de cabello color negro intenso y un poco largo y ojos del mismo tono, que según Sasuke emanan una gran pureza y la verdad no se a que se refiera con eso, y si es raro qué él lo diga pues bien es un emo serio y resentido qué es difícil creer qué lo diga de manera sincera pero seguro es normal, pues bien soy alguien nueva ahí o bueno más o menos.

 

Al fin llegue a la torre del Kazekage y una chica de cabello corto y castaño me recibió muy amablemente

 

– hola t debes ser Harada Saori ¿verdad? , Yo soy Matsuri, y lo que necesites me lo puedes pedir a mí, no se una amiga, alguien con quien hablar, una guía- menciono con una sonrisa
-¡Eh! Gracias tomare en cuenta tus ofertas, aunque la verdad soy más de las que se las pasan solas- mencione rascándome la sien
-Esta bien ven que Kazekage-sama te debe de estar esperando, sabes creo que las personas de konoha son muy amables-
– Si lo son, quizás por eso me corrieron un tiempo de allá- Lo dije en buen plan para socializar porque de hecho soy muy mala para eso
– Ja, Ja, Ja, que graciosa-

 

Al llegar a la oficina se sentía un ambiente muy tenso poco soportable de hecho, Matsuri llamo a la puerta…

 

-¡Pase!-
-Kazekage-sama, Harada Saori está aquí – indico matsuri
-¿La kunoichi de konoha?, bien hazla pasar y por favor retírate- dijo mientras ponía documentos en él escritorio
-Muy bien, con su permiso, bien puedes pasar te están esperando-
– Gracias “¿esperando? no solo era el Kazekage, deben ser sus hermanos” – pensé mientras entraba y me sentía muy nerviosa no sabía qué actitud iba a tomar.

 

La oficina estaba muy fresca lo que necesitaba después de un calor abrumador y efectivamente ahí se encontraban sus hermanos, estaba Temari la kunoichi qué trae loco a Shikamaru y estaba kankuro y en el centro ahí estaba el Kazekage con una expresión demasiada seria…

 

– Con permiso me dijo Matsuri que podía pasar- fue lo primero qué dije por los nervios de ver directamente los ojos de Gaara él cual estaba entre asombro y enojo
– Si no hay problema, no sé si me recuerdes yo soy temari-
-y yo soy Kankuro, la verdad no me acordaba mucho de ti-
-A pasado mucho tiempo desde qué nos vimos qué fue en la guerra-
-Bueno, Saori bienvenida a La Aldea de la Arena- menciono ahora Gaara con su expresión tan seria más de lo normal de lo qué recordaba

– Gracias – La mirada de Gaara se torno fija hacia mí y como tal la correspondí pero la desvíe en el momento que Temari me hablo…
– Saori, Tsunade-sama, te tiene mucha confianza ¿no es así?, pero no lo tomes a mal pensé que enviaría a Sakura-
– Si yo pensé lo mismo “y para mi mala suerte no fue así”  pero surgió una misión y la envío junto con Naruto y Sasuke así que Tsunade-sensei pensó en mí-
– Así que Tsunade-sama también te entreno a ti-
– si un poco-
– entonces ¿también tienes esa fuerza monstruosa?

-No mucho, solo me entreno por mis cualidades como Ninja Medico- mencione nerviosa con tantas preguntas
– Ya veo- menciono la kunoichi

 

Me daba la impresión de que Gaara se comportaba de tal manera que daba a entender que quería que me fuera de ahí…

 

– Oye y ¿cuántos años tienes?- lo dijo con una mirada de interés más allá de la duda o la curiosidad

– tengo 18 años-
-¡Eres de la edad de Gaara! Si te recuerdo ya de los exámenes chunnin de hace 6 años-
-si fue un duro examen-
-si un poco- menciono ahora kankuro, me sentía incomoda con la indiferencia de Gaara, si de por si soy tímida, con esas miradas estaba muy nerviosa…
– Bueno, mira aquí está el trabajo, bueno los planes, por favor échales un vistazo y mañana nos dices como cuánto tiempo se tomara- dijo Temari entregando él papeleo de lo qué se tenía qué hacer
-¿ Te pasa algo Saori?- pregunto kankuro al darse cuenta de mis nervios brotando por cada poro de mi piel
– No para nada, lo siento, disculpa soy así, Temari no te preocupes yo a primera hora te diré lo que necesites saber-
– Muy bien –
– Bien entonces me retiro, con su permiso-
– Te acompaño sirve y te muestro que habitación te hemos preparado para que te quedes ahí- sonrió kankuro amablemente
– Claro gracias-

 

Le dije esto y le dedique una sonrisa, aunque me saco de onda, la actitud de Gaara hacia mí estaba ahora más segura qué nunca qué si me recordaba y más qué eso qué si sabía qué yo era aquella niña qué piensa qué lo traiciono. Kankuro había sido muy bueno conmigo ese día, me llevo a conocer toda la aldea y luego a comer, para posteriormente llevarme a mi habitación.

 

Mientras tanto en el hogar de lord kazekage sus hermanos con curiosidad ansiaban preguntar por qué esa actitud conmigo qué no sabían cómo lo tomaría pero por ser un huésped quizás debían saberlo, más qué nada para saber cómo actuar o qué hacer hacía mi persona –oye Gaara- comenzó kankuro bajando la taza de té qué bebía –qué se te ofrece- menciono él pelirrojo sin dejar de escribir en un pergamino qué portaba –es sobre Saori-san… es decir fuiste muy descortés con esa actitud hiciste ponerla más nerviosa de lo qué ya estaba- miro entonces como su hermano dejaba a un lado él pincel para pararse e ir a su habitación –ahora te importa- menciono un tanto molesto –no es eso es qué es nuestra invitada de nuestra aldea aliada y bueno yo solo quería saber cómo actuar en esta situación Temari está igual qué yo- vio como Temari le miro como diciendo a mi no me metas pero en verdad estaba igual qué kankuro –no es nada-

-pareciera qué la conocieras de antes y no hablo de los acontecimientos qué tuvimos con ella en la guerra y en él examen chunnin- hablo ahora Temari mientras veía como su hermano desviaba  la mirada

-eso sería imposible ¿no crees Temari?- cuestiono kankuro

-tiene razón Temari- susurro Gaara

-¿a qué te refieres hermanito?-

-ella vivía aquí o al menos eso creo la conocí cuando tenía 6 años de edad…-las miradas de sus hermanos se clavaron en él como cuchillas esperando saber más –yo estaba como siempre en él columpio de las afueras de la villa y ella llego ahí tuvimos una pequeña charla y de pronto su sensei se la llevo para qué siguiera con su entrenamiento ella me indico qué nos veríamos de nuevo pero después de qué yo platicara con nuestro padre me fui de ahí y ya no supe de ella después, fue la última vez qué la vi al día siguiente la busque e incluso me metí de lleno a los archivos secretos pero no había ni un dato de ella claro sin nombre abría sido difícil pero nada me indicaba qué era ella…-

-estás diciendo qué era una espía o algo así- pregunto kankuro

-tan pequeña…-

-sabemos qué a esa edad empiezan- menciono Gaara

-pero hermanito dime una cosa qué te dijo nuestro padre para qué te fueras de ahí-

-me dijo que estaba entrenando para… matarme…- ambos hermanos abrieron más los ojos

-ya veo pero no crees qué fuera una mentira más- dijo kankuro mientras pensaba y de inmediato al oír esto Gaara le miro –si mira ya te mintió una vez a cerca de nuestra madre y también yashamaru solo para qué tú controlaras al shukaku si bien pudo mentir con eso tan sagrado pudo haber mentido con ella también después de todo una mentira con una desconocida no era tan grave-

-eso es cierto Gaara por primera vez kankuro tiene razón yo creo que deberían hablar primero y ver qué paso oír la versión de Saori y solo así sacarte de esa duda-

-pues… si lo pones así podría ser-

-si hermanito además bueno eso ya paso y no tienes por qué guardar más rencores eres él kazekage ahora así qué debes enfrentarlo y de una vez por todas- dijo mientras ponía su mano en el hombro de su hermano pequeño quien se había quedado pensativo dando a entender que lo haría.

 

Al día siguiente quería tratar con Gaara su actitud hacia mí pero siempre que iba estaba muy ocupado, y al día siguiente fue igual.
Al pasar los días todo fue raro, era difícil de explicar pero todo era extraño para mí y su actitud igual.
El proyecto iba bien, pero no podía creer que se llevaría mínimo medio año en realizarse, sería incomodo pero tenía que hacerlo, Tsunade-sama confiaba plenamente en mí, no podía defraudarla.

 

Casi pasaban 2 semanas desde mi llegada, tenía que seguir con el proyecto, así que termine de desayunar y me dirigí a la torre del Kazekage, en una de las habitaciones, parecía ser la biblioteca, en el centro había una mesa redonda y varios asientos alrededor, era tranquilo, no había nadie, así que era perfecto, lo que necesitaba para trabajar.
Era alrededor de medio día estaba muy concentrada en lo que hacía, que no me di cuenta que alguien había entrado a la sala – Saori, estas muy ocupada?- menciono en tono serio lo cual me había espantado – a-ah… n-no mucho, si va a ocupar esta área, si quiere me retiro.- mencione empezando a recoger mis cosas -No, quiero hablar contigo- menciono acercándose un poco más -“ahora si quiere hablar será qué me enfrentara…”- Pensé tragando un poco de saliva -Claro dígame Kazekage-sama, que se le ofrece?- Debo admitir que estaba muy nerviosa –antes qué nada te doy una disculpa por haber estado así él otro día contigo-

-no se preocupe, no hay problema entiendo por qué es… él estrés no se jeje-
-no es mucho eso pero por favor háblame de tu, ¿cómo vas con el proyecto?-

-Bien, se llevara 6 meses cuando mucho, pero tratare que sea en menos tiempo-
-Claro que no, tomate el tiempo que necesites, no quiero que haya algún error-
– Despreocúpese…perdón… despreocúpate todo saldrá bien no suelo cometer errores-
– Así me gusta, ¿puedo sentarme?-
– ¿Porque me preguntas?, claro que puedes sentarte, después de todo es tu torre aquí radicas-
– Lo sé, pero quizá no quieras compañía-

 

Yo solo le dedique una sonrisa, pero estaba claro que no entendía el cambio de actitud tan repentino de Gaara, pero me gusto la idea de que por fin pudiéramos limar asperezas y que se sentara junto a mí…

 

Gaara: Y bien háblame más de ti, solo conozco tu nombre y tu edad, que hay de tu familia, tienes hermanos-
– ¿Mi familia?, bueno soy hija única y mis padres murieron cuando era pequeña-
– Lo siento no debí preguntar, fue una falta de tacto-
– No es tu culpa, no lo sabías, además ya lo supere, con esto surgieron cosas buenas, como auto valorarme un poco mas y no depender de nadie, y en casos así te das cuenta quiénes son tus verdaderos amigos, como lo es Naruto, el ha sido muy bueno conmigo, es un gran chico, de hecho el quería venir pero Tsunade-sama no lo dejo-
-Ya me imagino debió de haber armando un berrinche de los que él solo sabe hacer-
-Si tienes razón-
Ambos reímos y la verdad la sonrisa de Gaara es muy linda y él se veía mmm…… ¡PERFECTO!

-¿Y que tal ya te acostumbraste a esta temperatura?
– Pues la verdad no, no me gustan este tipo de climas, me gusta más lo frío, lo húmedo-
-¿Y por qué?-
– No lo sé, prefiero sentir calosfríos a estar con mucho calor-
– Ya veo, pero en Konoha es casi igual-
– Si pero normalmente mantengo en mi casa la temperatura muy debajo de lo normal-
– Pues ven, deja eso un rato, vamos a dar un paseo-
-¿A donde?
– A la aldea para que distraigas y te acostumbres a este clima-
– Esta bien-

 

Me gusto la idea, el lo veía como algo rutinario ya que en mis dos semanas veía que siempre salía a estas horas, pero yo no yo lo veía como un cita; todo el camino fue silencio, en mi mente solo giraba la imagen de Gaara sonriendo y su forma tan fija de mirarme, finalmente se rompió el silencio cuando vimos a Temari y Kankuro…

 

-Mira allá están mis hermanos vamos con ellos como te darás cuenta soy algo aburrido-
-SI-
-¿Si qué?-
– Que si vallamos con ellos, no quise decir que si fueras aburrido- dije agachando la mirada nerviosa
– te pareces a Hyuuga Hinata-
-¿a si en qué?-
– Ambas son muy tímidas y ambas agachan la mirada cuando sienten nervios-
-Si es verdad-
Genial volví a agachar la mirada y pude observar como Gaara volvió a sonreír, como diciendo “lo volvió a hacer” o que se yo; al llegar con sus hermanos…

 

-¿ Que hacen aquí?-
-¿ Salimos a dar un paseo y nos quedamos viendo a estos niños jugar- menciono kankuro
-¿ Si son muy divertidos!- exclamo temari
-¿ Pero no es muy arriesgado, digo están muy cerca de un precipicio- dije preocupada
– No te preocupes siempre juegan aquí y son muy cuidadosos, nunca ha habido un accidente indeseable- dijo él kazekage orgulloso de sus niños
– ya veo-
– Así que no te preocupes, linda Sao- coqueteo kankuro
-¿ Qué te pasa kankuro?, ¡que tal que no le gusta que le digan así!-
– Esta bien no hay problema- dije sonrojada

 

Lo dije en verdad, no había problema, pero cuando Gaara oyó esto volteo a verme y después vio a Kankuro como si quisiera comérselo, no entendía porque en realidad no era nada malo, mis pensamiento fueron interrumpidos cuando uno de los niños se molesto y en un movimiento en falso, ataco a otro niño con un jutsu estilo de viento, el niño iba directo hacia el fondo del precipicio, iba a una gran velocidad, Gaara intento atraparlo con su arena pero ya era demasiado la desventaja que no lo pudo alcanzar….

 

No tenía otra opción tenía que mostrar mis habilidades, que no eran normales, así que en un momento me dirigí al chico, y en un parpadeo ya me encontraba con él, aun así era demasiada fuerza la que llevaba el ataque que me fui con él al borde de tal precipicio, pude utilizar mi chakra a tiempo y aferrarme a la pared, de un solo brinco llegue un poco más alto del borde y logre poner fuera de peligro al chico , todos alrededor me observaban, solo oía a algunos cuantos que decían “QUE VELOZ” , u otros, “Viste fue más rápida que la arena de Kazekage-sama”, me sentía incomoda, el chico me dio las gracias, yo solo lo observe con alivio de que estuviera bien, aun oía esos comentarios, y pude notar que Gaara venía a nosotros, primero paro con el chico…

 

-¿Estás bien, Mitsuo?- pregunto kankuro
– Si aunque me duele el golpe del ataque- contesto él niño qué apenas y podía moverse
– Temari, Kankuro, llévenlo al Medico- ordeno Gaara
– No hace falta yo lo curo- insistí viéndolo a los ojos
– ¿Segura? – me miro también a los ojos
– SI-

 

Comencé a curar al niño todos nuevamente me observaban, era incomodo pero ahora no sabía que decirle a Gaara cuando preguntara como lo hice, tenía que decirle la verdad que era un fenómeno, qué yo era esa niña… y recordar mi pasado es muy doloroso…

Entrada etiquetada como . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*