Fanfic: Amor Inesperado. Capitulo 4 (por aiko-san)

Share Button

Amor inesperado (por aiko-san)

 

Capitulo 4: Un sentimiento al descubierto, el pasado de Saori.

 

Bueno, no fue nada malo lo que había hecho, pero Tsunade-sensei no me dijo nada acerca de recordar mi pasado, esto no estaba en los planes al venir aquí, tampoco el mostrar mis habilidades que no son normales, pero tampoco podía permitir que la vida de un niño acabara así. Lo que no sabía es que le diría a Gaara, cuando llegara a preguntar como lo hice, recordar mi pasado es muy doloroso y por alguna razón me daba pena, más qué nada por qué él cree qué intente matarlo y si no me creía…  eran muchas mis dudas.


Son las ocho de la noche, Kankuro y Temari ya se habían ido y decidí hacer lo mismo, pensé que Gaara se quedaría un rato mas a trabajar, me fui a mi habitación, seguí concentrada en mis pensamientos, qué fueron sacados al momento de oír la puerta -Saori, abre quiero hablar contigo- menciono la voz detrás de la puerta –Gaara…- susurre tragando saliva -¡Pasa!… ¿dime que necesitas?-“como si no supiera de que quería hablar, algo era evidente tenía que decirle mi secreto.” -¿Como llegaste al niño tan rápido?-

-“Que pregunta tan directa”, Estaba ahí junto a el niño ¿no?-
-No estabas junto a mí del otro lado-
-No, ¿en verdad no estás confundido?-
-No yo sé lo que vi-
-¿ Y que viste?- de inmediato me había puesto a la defensiva
– Tu, en un parpadeo ya estabas del otro lado con Mitsuo, sin mencionar que él iba a una gran velocidad, tuviste que usar una gran fuerza para evitar que se cayeran al vacío, y gastaste chakra al sujetarte a las paredes y después para curar a Mitsuo-
-No creo que sea gran cosa cualquiera lo hubiera hecho ¿no?-
– No cualquiera tiene esa velocidad, tal vez si Rock Lee, pero tengo entendido que él tiene que abrir las 8 puertas internas, me habría dado cuenta si hubieras hecho lo mismo, pero no fue así, tú fuiste más rápida que mi propia arena-

– Mira, lo sé solo quiero tiempo para decírtelo me es difícil recordar mi pasado, siempre he estado sola, no me he acostumbrado a tener amigos para contarles secretos, me es difícil socializar y tener confianza en las personas-
-De acuerdo-
-se que no dejaras de insistir pero sé que me entiendes-
-Tienes razón no dejare de insistir, pero te entiendo todos tenemos secretos-
-Bien gracias Gaara-sama-
– Adiós-
-Adiós-

 

Cuando iba a salir, regreso su mirada hacia mi tan fija como me gusta y esa sonrisa de ángel que tiene, creo que ya sabe que me derrito al verlo así, que siento que lo hace a propósito.

 

Nuevamente estaba frío conmigo, pero creo que esta vez sí lo comprendía, pasaron dos semanas desde lo ocurrido, cierto día Gaara volvió hablarme…

 

-¿Cómo va el proyecto?-
Nuevamente su tono frío y serio”, va bien Kazekage-sama-
– Claro, vas a decirme que paso hace dos semanas-
– Así Hola ¿como estas?, yo bien gracias por preguntar-
– Hola, perdón por ser grosero, pero pienso que es mejor así, si no quieres decirme tu secreto está bien, Saori creo que no debemos ser amigos, y no es porque no me tengas confianza-
-Pues bien así será-

 

Salí de la habitación, ahora si ya no entendía nada, estaba triste, cuando estoy así me dan ganas de comer y a eso fui, pero no me di cuenta que Gaara me seguía…

 

-hey por qué te sales así repentinamente- Su tono ya no era frío ni serio ahora sí que me confundió…-Hola!-
-Tus cambios de humor me dan dolor de cabeza, en verdad eres muy inestable- mencione casi sin verlo
-Un poco, pero te dije que lo mejor era no ser amigos, no que no quiero serlo-
-En verdad eres difícil, no entiendo-
-Es que ni yo mismo sé que me está pasando contigo-
– “¿conmigo?, ¿pasarle algo?, me gustaría saber qué piensas en estos momentos”
Una noche anterior Gaara había llegado a su casa donde solo estaba kankuro había estado muy pensativo todo el día y quería qué sus dudas se disiparan por completo
-Hola Kankuro ¿puedo hablar contigo?-
-Claro hermanito dime ¿qué pasa?-
-Ese es el problema, no se-
-Ah caray, entonces ¿en qué te puedo ayudar?-
-Es que siento algo aquí, en el pacho que no me explico-
-¿Y en qué momento pasa?, y ¿qué o quién lo provoca?-
-¿Ehm?, es cuando estoy cerca de Saori-

-Si lo sospechaba, digo en la forma como la miras y después de todo fue como tú primer amiga- lo miro pícaramente
-Kankuro te pedí que me dijeras que me pasa, ¡¡¡no lo que hago!!!- un poco sonrojado grito
-Hay bueno ya, lo que pasa es que te estás o ya te enamoraste de ella-
-Eso es imposible, una estupidez-
-¿ Y eso por qué?, digo Saori es muy linda-
-Lo sé, pero en primera solo a estado aquí casi un mes, y en segunda yo no puedo sentir ni amar a nadie-
-Hermanito, Gaara eso era antes cuando tenias al shukaku, no te cierres, no ahora que tu vida ha cambiado y que por alguna razón Saori llego a nuestras vidas, en especial a la tuya, abre tu corazón a esta oportunidad que chiyo-basama te brindo-
-Kankuro te oyes tan maduro, eso no es muy usual en ti, pero quizá tengas razón por primera vez-
– JA, JA, JA, que chistoso, pero si tengo la razón- dijo orgulloso de si
-Pero ¿estás seguro que es eso, que es amor?-
-Si y no te culpo Saori es tan guay!, hermosa, tiene una mirada tan noble que te pierdes en esos ojos grises, y si no te das prisa, te la ganaran o te la ganare porque quiero hacer mi lucha- menciono bromeando para ver la reacción de gaara
-¡KANKURO! ¡ESO YA NO ES CHISTOSO!- dijo muy molesto qué parecía qué echara humo
-Era broma Gaara, pero hablando en serio, a eso se le llaman celos y confirman que sientes algo por ella- dijo triunfal ante su reto ganado
-Hola ¿de qué hablan?-
-¡Oh! De nada, solo que tu hermano menor está enamorado y no lo quiere reconocer-
-¿AH sí?, me imagino que es de Sao, ¿verdad?-
-Pues si es de ella, pero hay que ir a dormir ¿no?- bufo Gaara demasiado nervioso
-Esta bien, pero no te molestes-
-No lo estoy, solo quiero descansar ha sido un día largo- susurro yendo a su habitación cansado

-Hey ¿te pasa algo?- interrumpí sus pensamientos moviendo un poco su brazo
-¿Ehm?, no es nada-
-Es que te quedaste muy pensativo-
-No era nada, oye mañana hay que dar un paseo-
-No puedo, ya perdí tiempo con lo del proyecto, otro día de acuerdo tengo que irme adiós-
-De acuerdo-

 

No sé por qué dije que no, el proyecto iba bien, me gustaría saber que estaba pensando o que piensa, pasaron los días y no volvió a proponer lo de “dar un paseo”.
Me encontraba tomando un respiro, y viendo el cielo tan azul como siempre, cuando Matsuri me distrajo…

 

-Saori, Kazekage-sama quiere verte-
-¿Ahora?-
-¡Sí!-

-Está bien vamos-

No sabía que quería, pero la verdad ya quería verlo, ya tenía un motivo para ir a verlo, pero no sabía en qué momento ir y ahora el me lo había dado….

-¿Qué, querías verme??-
-Si acércate-
-¿Qué pasa?-
-¡Quiero pelear contigo!-menciono serio y decidido ante tales palabras qué me pusieron nerviosas y sin duda muy inquieta
-¿Qué? ¿Para qué?-
-Nos servirá de entrenamiento, hace tanto que no lo hago, me hace falta uno-
-Digo ¿y porque yo?, ¿cuándo va hacer?-
-Por que cuando te vi ayudar al niño me di cuenta que eres muy fuerte, que eres un gran reto, y va hacer ¡ahora mismo! Vamos al desierto-

 

Salimos de la torre y comenzamos a caminar hacia las afueras de la aldea, estaba muy nerviosa, pero agradezco que “el entrenamiento” haya sido interrumpido por una tormenta, el me guio hasta un pequeño refugio lo que necesitaba para contarle mi secreto y lo qué paso en realidad hace ya 12 años…

 

-Bueno, Gaara-sama te contare mi pasado aprovechando la ocasión, yo soy veloz, pero también puedo utilizar los 5 elementos del chakra…-
-No te dije que si no querías no me contaras-
-Cuando tenía 6 años, mmm tengo qué empezar desde qué te conocí en aquel columpio…- susurré
-¿a qué te refieres?-
– qué tenias razón yo soy esa niña… al momento qué me lo dijiste no recordaba nada pero nuestra pelea cuando fue la invasión de orochimaru a konoha y él impacto qué tuve contra él suelo de tú poder sacudió mi mente y pude recordar todo

-espera entonces…

-déjame terminar pues- entonces lo mire a los ojos

-está bien prosigue-

-pues si yo soy esa niña pero te juro qué yo nunca quise matarte como te dijeron ni si quiera te conocía de frente hasta ese día solo había oído de ti-

-entonces por qué te fuiste así no entiendo

-es qué no quise hacerlo esa noche él kazekage fue a mi casa y diciéndome qué era hora de hacer mi misión me durmió entre ratos qué despertaba pude ver cómo me alejaba de la villa y nos íbamos adentrando al bosque fue entonces qué llegue a manos de orochimaru y tras dos meses de torturas con experimentos en mi cuerpo qué él mismo hacía fue qué obtuve esta velocidad y él control de los elementos tal y como te dije al principio, tarde mucho para qué mi cuerpo lo asimilara me cansaba rápido y aun lo hago pero puedo ser una buena shinobi o eso intentaba llegue a konoha y ahí me entere qué mis padres vivían ahí al parecer mi abuelo me había raptado apenas era un bebe y fue como di a Sunagakure esa es mi verdad- una lagrima rodo mi mejilla acompañando mis palabras

-vaya… no sabía qué todo eso te había pasado… a mi me habían dicho eso qué querías matarme me lo dijo tanto mi padre como yashamaru apenas he considerado qué se trataba de una mentira pues ya lo había hecho antes, lamento haberte juzgado mal, no sabía lo sola qué estabas y te sentías- menciono quitando esa lagrima dolorosa de mi mejilla
-si yo entiendo eso tenias derecho a sentirte enfadado conmigo pese a todo lo que te dijeron, en verdad mi soledad pensaba qué era mi mejor amigo pero Naruto me saco de ese error y me apoyo una vez qué nos acercamos mas-

-Si Naruto tiene el don de cambiar a las personas, pero en verdad perdóname no tenía idea de lo cruel que había sido tu pasado-
-No hay problema, pero tal vez me entiendas por qué no lo dije me es difícil recordar todo esto pero tenias derecho a saber todo-
-gracias por tomarme en cuenta en verdad necesitaba saber qué había pasado-
Gaara nuevamente sonrío, con lo que me gusta verlo así, la tormenta había pasado pero antes de partir hacia la aldea no sé porque pero me abrazo muy dulcemente diciendo…
-Saori, yo no sé qué haría sin ti, no tengo la fuerza suficiente para dejarte ir-
-¡Pues no lo hagas!- susurre contra su pecho y cuando oí esto sentí un felicidad que no la podía explicar, estaba tan feliz podía sentir su corazón latir tan fuerte, en fin comenzamos a caminar hacia la aldea pero era muy raro que quisiera pelear contra mí y después no pasara nada digo sé que maneja la arena, tengo derecho a preguntar y lo hice también para romper el silencio…

 

-Oye Gaara ya dime la verdad ¿que fue todo lo que acaba de ocurrir?-
-¿A qué te refieres?-
– mmm…, digo quieres pelear conmigo de repente y somos interrumpidos por una tormenta de arena y sé que tú la manejas bien-
-¿Insinúas algo?, ¿insinúas que yo hice todo eso?-
-La verdad… ¡¡SI!!-
-Pues tienes razón todo esto lo planeo Kankuro y lo hice y ya- menciono desviando la mirada y más qué nada nervioso
-Ok pero ¿para qué?-
– Quería estar a solas contigo, sabía que no me dirías nada si alguien nos hubiera interrumpido y no quería eso-
-A ver ¿ya sabias que te iba a contar todo?-
-Algo así, te veías muy inquieta como si quisieras hacer o decir algo, quería darte el espacio para que estuvieras bien-
-Hay que amble, eso se llama ser interesado-
-¿Te enojaste?-
-No, me agrada que seas atento pero no tenias que hacer todo esto y menos una idea venida de Kankuro, pero en fin no debiste, podíamos haber hablado en tu oficina, después de todo tenias razón quería decirte todo hoy-
-Ya te dije no quería que nos interrumpieran-
-Bueno, gracias por escucharme- le dedique una sonrisa mientras parábamos de caminar- vaya al fin llegamos
-Bueno adiós tengo asuntos que atender-
-Claro, adiós-

Después de eso, toda la tarde en mi mente solo giraba la frase –no tengo la fuerza para dejarte ir-, no podía olvidarla, ni su sonrisa, debo admitir que me quita el sueño pero cuando logro dormir, solo puedo soñar con él; viéndome tan fijamente, pero esta vez se acercaba a mí, rozando sus labios con los míos, en una forma muy tierna, no sabía que me estaba pasando con Gaara, pero creo tal vez sea AMOR.

Entrada etiquetada como . Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*